AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

18/1/09

El Retorno del Caballero Oscuro

Estoy imparable. Me ha importado una mierda el derecho del trabajo después del empacho de ayer y que he seguido esta mañana. He liquidado en un par de horillas el primero de los títulos de Batman creados por Frank Miller.
Lo de este hombre está claro: cuando se deja de gilipolleces y hace cómic para adultos, es cuando las cosas funcionan (recuerdo el puto fracaso de The Spirit con ese afán estúpido por intentar hacer algo apto para críos).
¿Qué decir? Leer este cómic es un lujo y casi no puedo esperar para empezar la segunda parte; pero como creo que hay algunas diferencias prefiero tratarlas por separado.
La historia, hasta donde puedo contar, es la siguiente: Bruce Wayne hace diez años que no se convierte en Batman por la noche y Gotham City está hecha una porquería; ante la proliferación de crímenes violentos, es incapaz de controlar sus impulsos más profundos y vuelve a ponerse el traje. Eso es prácticamente el desencadenante del retorno de sus archienemigos, lo cual pone a la opinión pública en contra del héroe que, a estas alturas de su vida, no sólo está un poco hasta la "batseñal" de las buenas maneras sino que tampoco tiene el cuerpo para tonterías.
Si en la entrada anterior mencionaba que Light me encantaba por ser un antihéroe, este Batman goza más o menos de esos mismos rasgos. Miller es al cómic lo que Ellroy a la literatura, y los dos lo tienen muy claro: los mejores héroes son siempre unos fascistas en un mundo de mierda, y es mejor no camuflarlo y mostrarlo abiertamente, porque si no serán igual de fascistas pero encima parecerán buenos.
No tiene desperdicio: el dibujo cojonudo, el guión una maravilla (aunque tal vez la publicación original por capítulos da lugar a que exista un pequeño vacío entre ellos, generando una cierta intermitencia argumental), el diseño del personaje bestial (un Batman cínico, rudo, que argumenta y narra como un poli duro de novela negra), el retrato de los medios de comunicación lo mejorcito que he visto... Además, es divertido encontrar dispersas y sueltas las cosas de las que se han servido para hacer Batman Begins y Batman: El Caballero Oscuro.
Me he reconciliado con Franky, desde luego. A ver si le entra en la cabeza al hombre: Ellroy no puede escribir cuentos para niños y él no puede escribir guiones infantiles. Tanto El retorno del Caballero Oscuro como Sin City o 300, muestran cuál es el lugar que le corresponde por derecho.
Próxima parada (aunque no sabría decir cuándo): El Contraataque del Caballero Oscuro.

2 comentarios:

Eowin14 dijo...

Tetas. Queremos tetas. Ilustra tus actualizaciones, joder.

:)


"Estoy imparable". (Y perdónanos la vidita, ya de paso ;))

Oruga Azul dijo...

¡Pues por supuesto que os la perdono!¡Anda que no estoy orgulloso yo ni na' de lo poco que he tardado en leérmelo después de aguantar el tostón del Jessop!

Cuando hable de la segunda parte, la ilustro con la imagen de la tia que te he dicho esta mañana.
¡Ay omá qué rica!
[guiño-guiño]