AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

22/6/08

La historia de Cristo Güey

Anoche, para celebrar San Juan, fui a Alcorcón a saltar hogueras con Carmen y algunos amigos. Cuando llegamos al lugar donde se encendería la hoguera (una especie de anfiteatro de piedra que funciona como skate park), no encontramos fuego, sino una proyección de una versión cinematográfica extrañísima de la vida de Jesucristo. El lenguaje original de grabación era inglés, pero el doblaje era marcadamente Sudamericano (si no de México, parecido); casi se podía ver a Jesús diciendo "Ándale, pa, perdónales no más porque no saben lo que hasen".
Era una película evidentemente evangélica, en la línea de La Pasión de Cristo de Gibson pero algo más antigua y de peor calidad (aunque igualmente desagradable). Cuando nos incorporamos a la proyección la película está a punto de terminar; lo primero que vemos es cómo un fulano que no recuerdo como se llama (Simón, creo) ayuda a Jesús a llevar la cruz hasta el Gólgota porque el pobre hombre ya está "hecho un ecce homo" (Fernán Gómez, en Así en el Cielo como en la Tierra, dixit).
Luego la crucifixión, el numerito de la Lanza del Destino y todas esas cosas de sobra conocidas. Entonces, con Cristo ya sepulcrado, encuentro la primera cosa sorprendente: niños haciendo de apóstoles o, como poco, de fieles seguidores de los apóstoles. Y dice uno de ellos algo en plan "¿No recuerdas lo que dijo Jesús?¡Resusitará al terser día no más!"; y entonces van al sepulcro, el sepulcro se abre, Jesús aparece y da la charla evangélica final.
Hasta este momento, ignorando el extraño detalle de tanto niño suelto, es, como ya he dicho, una Pasión de Cristo en versión telefilm (no descarto que la hayan echado, con doblaje hispano, en Dapena 3 o Telecinco). Pero entonces, para mi sorpresa, sale otra vez uno de los niños diciendo una cosa en plan "Ya conoses la historia real de nuestro señor Jesucristo, única puerta hasia el amor y la felisidad plenos..." y una charla evangélica del copón que va dirigida (¡oh cielos!) a niños.
Un niño y una niña se turnan en la pantalla para practicar un veloz lavado de cerebro al público infantil al que originalmente está dirigida la película, culminando el proceso con un rezo dicho primero por el niño y luego repetido despacio por la niña (subtítulos incluidos) en un impresionante "reza con nosotros"; transcribo:
"Señor Jesús, te necesito. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Salvador y Señor. Gracias por perdonar mis pecados y por darme vida eterna. Toma control del trono de mi vida. Hazme la persona que Tú quieres que yo sea. Amén".
Y luego el niño dice "Si no resaste háblalo con tus papás o tus profesores".
Durante todo ese tiempo, una mujer de la organización evangélica que había montado todo ese numerito (Cruzada Estudiantil para Cristo) se dedica a intentar conseguir nuestros datos y a vendernos la moto para que compremos SU nuevo evangelio; ese intento se traduce en un pseudo-fracaso cuando obtiene respuestas como "Soy panteísta", "Soy ateo", o "Sólo me interesa conseguir la película".
Me dan ganas de escanear el folleto que me dieron para enseñároslo porque no tiene desperdicio. En fin, si después de esto hay alguien que aún no piense que esta peña es peligrosa, que venga y me lo diga.

4 comentarios:

Nacido el 14 de abril (Jose) dijo...

¡santo Dios! ya no saben que hacer.

Marcos Reguera dijo...

Dios todopoderoso elige a la versión infantil y ultrarreligiosa de Pancho Villa para difundir su palabra...
Los caminos del señor son inescrutables.

Amen.

Vio dijo...

pero al final saltaste hogueras o no?
xD

Oruga Azul dijo...

Pero ¿por quién me tomas? ¡Por supuesto! Eso sí, era bastante más grande que la del año pasado y casi me fostio al resbalarme con una madera bañada en combustible no encendido.