AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

24/5/07

¿Cimitarra o gladium?

Pues resulta que, cuando uno cree que lo ha visto todo y que la realidad ya supera de sobra a la ficción, aún pueden ser sobrepasados siglos y siglos de sucesos absurdos y aparentemente imposibles.

La primera vez que oí hablar de esa figura social que es el curandero fue caminando por el centro de Móstoles cuando un tipo negro y más o menos joven me extendió un papelito en el que un “chamán africano” (los chamanes sólo existen en Hispanoamérica) ofrecía sus servicios para multitud de cosas. Desde entonces los papelitos han ido cambiando en color, tipografía, y nombre del tipo (o la tipa en algunos casos), pero siempre mantenían más o menos el contenido.

Resulta sorprendente que alguien se ponga en manos de estos personajes, pero aún más increíble que se confíen a un señor indio llamado Talwar Baba entre cuyos métodos encontramos: usar espadas en vez de material quirúrgico, dar a los pacientes de beber su sangre, y saltar sobre el estómago y el cuello de éstos.

Además, el tipo cobra el equivalente a un euro a los pacientes pobres y el equivalente a diez a los ricos; nótese la desesperación que sufre una población para, pagando lo que seguramente les supondrá una pasta gansa, dejar que les claven espadas y salten sobre ellos.

Quien diga que las cosas van bien, tiene que darse una vuelta por ahí.

PS. Los muy incrédulos vayan hasta ====> aquí.

5 comentarios:

nidia dijo...

Esta claro, esto es el metodo mas efectivo de cura...la proxima vez que me pille un catarro me voy a tirar por la ventana a ver si se me pasa.
Lo que mas me asusta es la cantidad de gente que se lo cree, es como quien se cree la superdieta de comer una alcachofa al día o darte lechugones contra la pared para que se te pase el aburrimiento, con cosas como estas queda patente que los humanos somos animalitos.

Quettaheru dijo...

Tengo pendiente un artículo sobre esta gente para Episkaia... igual incluso entrenamos a nuestro propio chamán, quién sabe. En mi corcho hay pinchado un papelín de Jaki, Gran Ilustre Vidente Africano. Si me queda alguna pa septiembre recurriré a él.

rod dijo...

Me preocupa más la mafia organizada de ilusiones y mentiras. Ojalá nuestro mayor problema fueron esos pobres locos u oportunistas.

Pero vamos, que tenerte la tripa abierta a golpes de espada debe ser lo más, terapeuticamente hablando

iNDigEstA dijo...

Estoy más que HARTA de que blogspotcaca sólo me deje postear cuando a él le da la gana.
Ahí va de nuevo:

.
.
. . . Tienes algo en contra de la gente que paga por que le salten el el cuello y le ensarten en espadas???


jiasjiajsiajsiajsiajisajis
Yo por un módico precio te puedo pasar una aguja con hilo a través de la piel de tu mano, así por qué sí, queda bonito, te puedes poner algo colgando.

AAhh ... y si me pagas bien te dy unos tortazos en la cara que te quitan el dolor e cabeza y la neuralgia al instante.


PD: Cada uno que haga con su dinero lo que le dé la gana*.



* Lo malo, Querido Oruga Azul, es que la gente que más dinero tiene es la que peor lo aprovecha según la visión de los que sEmos pobres (que además sEmos más).

Oruga Azul dijo...

Por lo que leo en los comentarios creo que no me he explicado bien; es cierto que los curanderos en el mundo desarrollado tienen ese factor humorístico y que al mismo tiempo deja patente que cada uno se gasta los duros como quiera, pero estamos hablando de que este tipo trabaja en la India, y que cuando digo gente pobre, es gente muy muy muy pobre que ahorra lo que le supone un dineral para dejar que un tipo haga mil y una barbaridades. Eso es lo triste, el grado de desesperación (y, posiblemente, también incultura y credulidad) que tiene esa gente...