AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

3/12/09

Estrasburgo

Bueno... Hace siglos que no escribo aquí y los motivos son los mismos que la última vez (o sea, que estoy todos los días fuera de casa de 10 a 10), así que de nuevo tengo que aprovechar una ocasión extraordinaria para dejar claro que sigo vivo (aunque no sabría decir si en buen estado). En cualquier caso, mañana comienza para mí un puente-acueducto que además coincide con mi cumpleaños, y lo voy a aprovechar para marcharme con toda tranquilidad a Estrasburgo unos días a visitar a Emilie (ver las entradas de mi viaje a Turquía para entender los antecedentes) y a conocer la ciudad. No sé si viajar al Norte de Francia para hacer turismo es la mejor forma de descansar, pero ese es el plan...
Como siempre, este blog sirve de diario de viaje disponible para aquellos que quieran seguirme durante los próximos días (vuelvo el miércoles).

Día I

Poca cosa y bien sencilla: me levanto a las 5 de la mañana y a las 5:30 estoy camino de Barajas. Carrerita en el aeropuerto y subo al avión sin problemas. Llego a París (aeropuerto Charles de Gaulle) y recorro la Terminal 2 para llegar a la estación de tren. 3 horas en la estación con un frío de pelotas y cojo el tren de alta velocidad para venir a Estrasburgo. Emilie me recoge y vamos a su casa.
Tarde tranquila (pastelitos caseros hechos por ella y regalo de cumpleaños) y vamos a cenar a un restaurante vegetariano (comida deliciosa, por cierto). Luego, fruto de pura improvisación, damos un paseo por los alrededores; Estrasburgo se ha convertido por autodesignación en "Capital de la navidad" y cuando uno camina por el centro puede imaginarse a un esqueleto bailando en la calle y diciendo "¿Qué es?¿Qué es?". Para los "odia-navidades" como yo, la decoración no es precisamente la mejor, pero lo cierto es que independientemente de eso esta ciudad es realmente preciosa (me recuerda un poco a Amsterdam). Próximamente habrá fotos (prometido).
*Nota: el vecino friki de Emilie tiene una foto de Juan Pablo II con efecto 3D en la puerta.

Día II

Son las 15:02 y de momento poca cosa hay que contar. Estamos aún en el piso de Emilie, porque nos hemos levantado tarde, hemos desayunado tardísimo y lo cierto es que pensamos tomarnos el día con calma. Por culpa de los puestos de Navidad, y ya que esta ciudad es uno de los pocos reductos de beatos que es posible encontrar en Francia (debido a que Alsacia era alemana cuando se determinó la separación de Iglesia y Estado francés), visitar las iglesias del centro durante el fin de semana es prácticamente una tortura (por la cantidad de gente que hay en los puestos y la que va a la iglesia). Por eso, hoy visitaremos el "Barrio Europeo" (donde están los edificios institucionales) y un parque cercano; esta noche, en teoría, iremos a tomar unas cervezas con los amigos de Emilie y parece que mañana veremos a Daniel (no sé si comeremos juntos).
Aquí lo dejo de momento.

Día III

Son las tres menos diez de la tarde y estamos a punto de salir de casa para ir al museo sobre Nôtre-Dame que hay en la ciudad. Por lo que me ha dicho Emilie, es enooorme y el edificio es precioso, así que intentaré sacar algunas fotografías para que el blog no quede TAN vacío.
Luego cenaremos con Daniel (el otro "turcólogo") y su mujer en un restaurante típico alsaciano, así que tal vez pueda acompañar esta entrada de alguna información gastronómica (de momento, como Emilie es vegetariana, he tomado una pizza hawaiana-vegetal con naranja, piña, zanahoria y quesos; y un "pastel" de calabacín con queso de cabra -ambos platos deliciosos-).
Por lo demás, nada más.
À bientôt!

Día IV

Breves notas sobre el final del dia de ayer y lo interesante de hoy: cenamos con Daniel y Jacqueline (su mujer) en un restaurante típico alsaciano después de tomar un aperitif en su casa. Yo pedí (igual que Daniel) un estofado de carne de jabalí que estaba muy muy muy rico (por dar envidia a los buenos comedores). Luego tomamos una CocaCola en un bar-barco pequeño y agradable que además tiene siempre música rock clásica. Volvemos a casa tarde, relativamente alcoholizados y rodando como canicas.
Cabe decir que, a pesar de que con Emilie hablo básicamente en castellano, y aunque Daniel es un políglota increíble (ya conté en las entradas de Turquía que habla, además de francés, inglés, español, turco, ruso, italiano, árabe, chino y un etcétera indeterminado), ayer la conversación de tres o cuatro horas fue en francés porque Jacqueline tiene con los idiomas la relación opuesta que su marido. La buena noticia es que aún soy capaz de crear una frase coherente y de pronunciarla con acento, sí, pero indeterminado y no español (y lo dice Emilie, que de idiomas y acentos sabe un huevo).

¿Hoy? Hemos visitado la catedral de Estrasburgo (incluso hemos subido la torre, con sus pesadísimos escalones -prefiero la Giralda-), la petite-France y hemos dado un laaaargo paseo por el centro (aprovechando la vuelta para ir a un supermercado). Ahora mismo son las 18:35 y, como respetamos en cierta forma los "horarios europeos" supongo que no cenaremos muy tarde. Tal vez salgamos después a dar otro paseo, pero hoy está lloviendo un poco y tal vez la lluvia sea más intensa a lo largo de la tarde y/o noche.
He sacado fotos, sí, pero creo que subiré algunas cuando vuelva.

Día V

Último día en la France. Mañana estaré levantado a la misma hora que el viernes (alrededor de las 5) para coger un tren a las 6, estar en París a las 8:00 y salir hacia Madrid a las 9:20.
Pero dejo a un lado mi regreso y os hablo de hoy, aunque hemos hecho poca cosa; de hecho, sólo una: ir a Alemania.
Emilie necesitaba recoger algunas películas y libros de turcos-alemanes que analizará para su tesis, así que hemos cogido un autobús que ha cruzado el Rhin como quien se da un paseo por el barrio y, de repente, nos hemos visto en un país distinto con una lengua totalmente diferente. Posiblemente sea una sensación similar a la de aquellos que viven, por ejemplo, en la provincia de Huelva y visitan a diario Portugal, pero también es cierto que el castellano y el portugués se parecen más que el francés y el alemán (dejando aparte que los alsacianos de aquí y los alemanes del otro lado hablan un mismo dialecto del alemán con pequeñas diferencias debidas a la política lingüística de los Estados francés y alemán).
Después de sacar algunas fotos y dar un paseo por Kehl (el pueblo alemán de la frontera), y tras huir de un cisne que me quería morder (o.O), hemos comprado las películas y los libros y hemos vuelto a Francia.
Luego hemos pasado por el supermercado porque hemos decicido que la última cena de mis vacaciones serán crêpes (hoy me he enterado de que en francés es femenino y, por tanto, nosotros masculinizamos la palabra), y hemos vuelto a casa.
Son las 17:26 y estoy en el piso de Emilie. Mañana a la misma hora estaré en un aula escuchando a Jorge Verstrynge; es raro cambiar de país durante el día y seguir como si nada...

Las fotos, por fin, aquí.

5 comentarios:

Tarcel dijo...

Ok pichulín

Raven Stalk dijo...

Qué interesante...

Oye, ¿qué te pasa? Ultimamente no comentas... Casi -casi, repito- echo de menos tus comentarios...

Estoy trabajando mucho en el blog y no vienes a verlo... Mal, mal...

Anónimo dijo...

Oruga, actualiza ya, por favor. Necesito un chute de pensamiento independiente.

Un abrazo,

Marcos *-*

Anónimo dijo...

O actualizas ya, o me compro un libro de César Vidal.

Tú sabrás lo que haces...

Tarcel dijo...

Actualiza tío, que creo que va en serio...