AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

3/9/09

Turquía (2009) *26*

Buenas noches. Son casi las dos de la mañana (!) y acabo de llegar a casa después de un larguísimo día en el que he hecho casi de todo.
Me he levantado, para empezar, ligeramente más temprano de lo normal (digamos 11:30). He desayunado hummus con pan, y he estado haciendo el ganso (que si lee, que si mira el mail, que si lee más...) hasta la 1. Entonces he ido a buscar algo de comer; mi idea era degustar un durum de çiğ köfte, pero el sitio estaba cerrado y me he contentado con un döner kebap de lo más normalito (aunque los españoles no tienen nada que hacer contra estos). Entonces he vuelto a Taksim, donde me he encontrado con Funda y los dos hemos ido juntos a Kabatas; no entiendo por qué ha venido, porque sé perfectamente cómo ir hasta allí (de hecho, ella pretendía ir en autobús y es mucho más rápido y sencillo en metro) y porque hemos tenido que esperar allí cerca de una hora hasta que Rümeysa ha llegado, para entonces coger el barquito que va a las Islas Príncipe.
Si leísteis el link a la wiki que dejé ayer, ya sabéis que los coches tienen prohibido circular por allí, de forma que los medios de transporte habituales son las bicicletas y los carros de caballos. La bicicleta es un invento cojonudo, pero advierto que hay que tener buenas piernas porque las rutas están llenas de subidas y bajadas. ¿Qué hemos visto? Básicamente la casa de Trotsky y la Iglesia de San Jorge, aunque también hemos pasado junto a un par de monasterios arquitectónicamente nada vistosos, alguna capilla y varias mansionazas de verano que pertenecen a pijos muy pijos. Desde luego es un sitio ideal para cuando uno quiere huir de la gran ciudad, pero no sé yo cómo andará el metro cuadrado...
Después, con la caída del sol, por fin mis dos acompañantes han podido beber y comer; así que después de un caluroso día de bicicleta necesitaban reponer fuerzas como nunca. Nos hemos sentado en una terracilla cerca del puerto a comer algo y luego hemos tomado un helado. Como siempre, la eterna pelea por ver quien paga y, una vez más, he salido perdiendo en el 90% de las ocasiones (dos contra uno, y ellas son turcas...).
Ha sido en este momento cuando Olga me ha llamado para ofrecerme tomar algo en Sultanahmet. Así que he vuelto a Kabatas y desde allí he cogido el tranvía para ir a verla. Hemos estado hablando y tomando té durante un par de horitas y luego, como de nuevo no había tranvía que coger, de nuevo he recurrido al taxi. Esta vez ni se me ha ocurrido preguntar por el precio, sino que simplemente he dado la indicación "A Taksim", y lo demás lo ha hecho el taxímetro.

¿Y mañana?, diréis. Pues mañana pienso dormir todo lo que pueda y un poco más, pelearme con la maleta gran parte del día, leer durante la otra parte, y, si Olga me llama, que supongo que lo hará, simplemente se repetirá más o menos lo que ha sucedido hoy: un par de horas de agradable conversación.
De nuevo, donde siempre y si Allah lo quiere, algunas fotos nuevas.

5 comentarios:

Jacobo dijo...

La extorsión es la llave que dispone voluntades y abre bolsillos. En mi caso toda la aportación, no ya pecuniaria, que se me reclama quede reflejada en el comentario. Comentario hecho.

Jacobo dijo...

Por otra parte, es de agradecer que tu relato no se alargue innecesariamente, a pesar de ser obsesivamente minucioso, como para matarnos de un aneurisma. Has escrito casi tantas entradas como días! El peregrinaje y el martirio no te los perdonaré, no obstante, escribes lo suficientemente bien como para infiltrar una guía turística en un "diario de campo", al tiempo que nos rompes los diques de contención salivales describiendo la comida tradicional de una turquía, que gracias a la modesta descripción que has brindado al mundo, se revela cada día más dolorosa desconocida. Un abrazo, y que vuelvas pronto.

Oruga Azul dijo...

Jacobito, ya te estaba echando de menos... Gracias por pasarte.

Aiguasalada dijo...

Ahora ya puedo leerte tranquilamente desde casa. Tomarme mi tiempo y soñar con esa Turquía que tú pisas cada día. Me encanta.

Oruga Azul dijo...

Gracias por tus visitas, Aigua. Espero estar a la altura :D

Un saludo.