AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

23/1/09

Lecciones de política norteamericana

Ya hablé de Obama en su momento, y creo que poco nuevo se puede decir porque me temo que sigo sin ser demasiado optimista en lo que al cambio de gobierno se refiere; sin embargo, me parece apropiado despedir a Bush con unas palabras de Ellroy sobre su comienzo. Copio fragmentos seleccionados de un largo texto suyo sobre las elecciones primarias del 2000 publicado en Destino: la morgue.

SOBRE BUSH
Por los republicanos:
George Bush Junior / cincuenta y cuatro años / gobernador de Tejas.
Prescinde del "Junior". Hay que fastidiarse. El apellido nos explica quién es.
Junior desmiente la idea de que los candidatos a presidente son mediocres. Junior es deficiente. Es la deficiencia utilizable de un hombre subido a la peonza de poder que hace girar papá y leal a su versión de los acontecimientos. Tiene una necesidad obstinada de simplificar. Esto apuntala una capacidad de comprensión de bajo voltaje y sirve para calificar sus discursos de afables. Es un don que ha adquirido inconscientemente. Carece de los trucos callejeros del auténtico arribista. Las oportunidades dieron con él. El entramado de papá contribuyó. El discurso difundido revela que: Junior maniobra con la cabeza dentro del culo y sonríe presuntuoso con los dientes apretados.
Sonríe mucho. Su sonrisa ha sido estudiada y diseccionada hasta la saciedad. Sonríe mucho porque se le escapan cosas en el contexto aturullado de su campaña electoral. La sonrisa le proporciona el espacio para escabullirse y microsegundos para recuperar el aplomo. La sonrisa lo relaja hasta la próxima metedura de pata o la siguiente incongruencia. La sonrisa dice: "Los Bush somos presidentes y a la mierda los que desafíen esta afirmación".
(...)
Junior es un borracho, Se desintoxicó. Se ha mantenido sobrio.
Él rechaza esa etiqueta. Se aferra a su versión: un día se levantó con resaca, habló con Dios y evitó el abismo. Mentira. No entras en el alcoholismo y sales de él con la abstinencia forzada. Sucumbes, vas de fiesta, pagas y casi siempre te hundes. Los que se desenganchan a menudo lo hacen a través del cargante y sostenido consejo de su Dios. Bush Junior inspira respeto por la guerra que ha librado y ganado. Bush Junior merece desdén por disfrazar la naturaleza de esa guerra y concederle un estatus de nota a pie de página.

SOBRE McCAIN
Habló Johm McCain. Logró ese aplauso a medias que siempre obtienen los perdedores chiflados. Sus salidas de tono le han costado la carrera presidencial. Asustaba a la gente. Sí, claro, era un gran héroe. Sí, estuvo cindo años en China y a su lado Bush Junior queda como un novato. Pero es un tipo inestable. Puede montarle el número exhibicionista a tu hija o violarte el pekinés. Su lenguaje reformista insinuaba un mal rollo perverso. El mal rollo decía que todo el sistema está corrupto; entonces, ¿a qué viene tanto tópico?

SOBRE COLIN POWELL
(NEGROS, "INTEGRACIÓN", ¿OBAMA?)

Habló Colin Powell. A su lado brillaban unos monitores que lo triplicaban. Su discurso fue provocador y conmovedor si estás predispuesto a que te provoquen y te conmuevan con unos tópicos que has oído cuatro mil veces. Hay que comentar con contundencia que Colin Powell no es Dwight Eisenhower y que la operación Tormenta del Desierto no fue la Segunda Guerra Mundial. (...) La operación Tormenta del Desierto fue un conflicto que barrió en los índices de audiencia y un desquite de poco riesgo para nuestra derrota en Vietnam. Fue la marca más alta de popularidad de Bush padre y un canto del cisne de las grandes cifras en las encuestas. La nostalgia de la guerra se basa en la inestable premisa de que la guerra saca a relucir lo mejor de cada nación, si esa nación somos nosotros. Colin Powell fue dos por el precio de uno. Era un héroe de guerra y era negro. Su integridad y su genealogía diluida le conferían la desenvoltura propia de los republicanos. Los republicanos te dirán que Powell trasciende la raza y lo dirán con lengua viperina. Cualquier cálculo del Partido Republicano que implique a Powell se basa en el color de su piel. Colin Powell es la Acción Afirmativa para la derecha. Colin Powell es un imán para los electores que quieren que su diálogo sobre la raza esté mediado por un miembro de la élite del poder blanco. (...) El tono de su piel y sus dotes excepcionales lo califican de brahmán. Integración es otra manera de decir "aplía tu base de votantes". (...)
Integración.
Significa que hicimos todo lo posible por mantenerte fuera pero ahora te dejamos entrar.
El Partido Republicano es el partido de Abraham Lincoln. Abe liberó a los esclavos en 1863. El Partido Republicano se ha aprovechado de eso desde entonces.

SOBRE LAS ELECCIONES
Las elecciones perderán coherencia por culpa de la imagen y de los temas tratados. La derecha blanda, la izquierda blanda, y un espacio para maniobrar y conseguir alguna ventaja en los sondeos de opinión. He aquí la versión corta: todos estos tipos están jodidos y tienen fallos porque el juego es así. He aquí la versión corta ampliada: las decisiones políticas de ambos pasan por encima de sus deficiencias de carácter y no ramifican ni anulan la política. He aquí la versión larga: los acontecimientos externos y las fisuras que se producen en todas las repúblicas se ramifican y anulan rutinariamente. La designación de mentirosos y estúpidos manipula el proceso y nos perjudica mucho más.
Las elecciones del 2000. Bush contra Gore. La buena noticia es que uno de los dos perderá. La mala es que el otro ganará.

1 comentario:

Jose dijo...

Y lo mismo para este año, la buena noticia es que McCain perdió y que Bush se va, la mala; que Obama no hará gran cosa.
Muy alto han puesto a este hombre, la caída será mayor.

Un saludo