AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

4/10/08

Buenas nuevas

Tengo que pedir disculpas por la relativa poca actividad del blog últimamente y, ahora que todo empieza a funcionar de forma más o menos decente, puedo dar información pseudo-detallada. Gracias a ese fantástico blog apañado por Cristian (Ronroneo Reticente), conocí a Vladimir, un absoluto genio del dibujo al que merece la pena estudiar durante un ratito con calma.
El caso es que, tras comprobar que no sólo era un maestro de la ilustración, sino que tenía sus cosillas más parecidas a cómic, le propuse asociarse conmigo para hacer uno (yo el guión y él los dibujos, claro).
El primer paso fue buscar en mis ediciones para freaks de V de Vendetta, Watchmen y otros cómics esos deliciosos fragmentos de guión original para saber cómo coño se escribe un guión de cómic. Tengo que decir que es el trabajo más duro de escritura que he hecho en mi vida pero, por los mismos motivos, también el más gratificante: cuando uno escribe un guión cinematográfico o teatral, normalmente se puede dar la libertad de ignorar la mayor parte de los detalles y dejar que el director se coma la cabeza para, por ejemplo, en el caso del cine, determinar en cuántos planos se rueda una secuencia; pues bien, en el guión de cómic eso queda normalmente en manos del guionista, forzándolo (y en mi caso es un placer) a hacer también labores de director y decir en cuántas viñetas se narra una escena y qué se dice en cada viñeta y qué muestra cada una.
Sabido eso, me puse manos a la obra. Se me había ocurrido una idea más o menos vaga de lo que quería hacer, así que fui escribiendo el argumento e inflando cada parte sirviéndome de un esquema bastante cutre.
Casi un mes después de haber empezado, y tras una pelea seria con los dos últimos capítulos del guión (que se solucionó finalmente con la completa eliminación de ambos), el guión está terminado y enviado a Vladimir para que empiece su labor (que reconozco mucho más costosa que la mía). No quiero dar muchos datos porque me apetece mantener en el secreto más absoluto posible de qué va el cómic hasta que esté completo, pero sí puedo señalar que, en lo que a la historia se refiere, es una agradable mezcla entre Sin City y Akira.
Por otra parte, estoy intentando digitalizar (voy por la mitad) Dejar de pensar de Carlos Fernández Liria y Santiago Alba Rico; mi intención es que después se difunda por Internet para que lo lea el mayor número de gente posible. Creo que se acercan tiempos en los que un libro corto pero con una línea política tan definida y sana como la que tiene este es la mejor herramienta para despertar a las conciencias dormidas. Ya os avisaré cuando lo tenga terminado y cuando sepa que opinan al respecto los autores (no quiero difundirlo masivamente sin su consentimiento).
Hasta la próxima actualización y buenas noches.

4 comentarios:

Manuel Márquez dijo...

Felicidades por la buena marcha de tus empeños, pero, eso sí, no te quejes después si cunde la decepción: poner como referencia "una agradable mezcla entre Sin city y Akira", no es moco de pavo...

Un abrazo

Oruga Azul dijo...

Espero que no se tome como una comparación de calidades sino como la identificación de las dos inspiraciones básicas (además Vladimir tiene un dibujo que no es ni el de Otomo ni el de Miller, así que igual igual igual no será).

Vio dijo...

Qué guay, espero tener preferencia en la lectura del comic :P
Quee... cómo estás pasando el libro al ordena? No lo estarás mecanografiando? xD

Oruga Azul dijo...

Pues me temo que sí. El libro está demasiado hecho polvo como para ponerlo abierto bajo el escáner; se desharía página a página u.u

De todas formas son 56 páginas y voy por la 40 (20 de Word), así que no es muy grave.