AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

31/8/08

Interrail 2008

DÍA I
13:50. Deberíamos estar en el avión, pero por algún motivo desconocido aún seguimos en Barajas. Nos dicen que el vuelo puede tener un retraso, como poco, de una hora; eso nos deja con el culo al aire para llegar a Berlín esta noche desde Hahn, así que efectivamente puede que el vuelo se cancele o algo por el estilo y que el viaje se quede sin hacer.
Teniendo en cuenta el tiempo que llevo ya aquí, estamos hablando de un mínimo de 3 horas encerrado en un aeropuerto con lo poco que me gustan... ; no quiero caldo y me dan siete tazas.
"Lo demás", bien. Gracias.

21:25. Estado mental: cercano a la locura. Estado general: hasta los huevos.
Seguimos en Barajas todavía, esperando que nos traigan el puto avión desde Londres. Los ciento y pico viajeros ya somos una gran familia: la alemana rubia que se ha liado con el español feucho con pinta de italiano, los sonaos que se marchan a un sitio cerca de Riga haciendo en Hahn la escala, una hispanogermana (¿Ana?) muy simpática, la argentina 100%, el calvo gordete con mala leche, los chinos con souvenirs estúpidos como la muñequita "Flamenco dancer"...
Hacemos el capullo con mi cojín hinchable, que es multiusos, y hablamos "de to". Hoy "dormiremos" allí donde nos dejen y mañana por la mañana llegaremos a Berlín después de 12 horas de aeropuerto (siendo 10 de retraso).

DÍA II
o5:15. El avión salió a las 12 de la noche, llegamos a Hahn a las 2 y algo y a las 3:00 cogimos un bus hacia Frankfurt. Actualmente vamos en tren hacia Berlín, con un cambio de tren en Kassel, de forma que no llegaremos a la estación hasta las 9 y algo. Sylwia, la dueña del albergue (Sleep Cheap Hostel), ya nos parece una amiga de toda la vida; tenemos ganas de verla a ella y al supuesto perro que tiene en el albergue... Y de pedirle un café.
*Nota gastronómica (1): el té que tomamos en el tren sabía a rayos.

11:30. Ya estamos en el albergue, situado en las afueras del Berlín oeste, que nos parece una maravilla (y lo es) después de todo lo pasado el día anterior. Como hoy hemos cogido tren, podemos usar el S-Bahn con el billete de interrail, y mañana sucederá lo mismo porque viajamos a Praga por la tarde-noche. Hoy daremos un tour chachi para ver la ciudad y mañana iremos a ver algún museo (posiblemente Pérgamo).
*Nota idiomática: Fran (Poeta Podrido) con el alemán se medio-defiende, y yo me paso la mitad del día utilizando el inglés. Esto es practicar para mis exámenes y lo demás es tontería.

23:45. El tour resulta mortal: varias iglesias, el Tiertgarten (increíble densidad de vegetación; se ve, como mucho, en Galicia y Asturias y nunca en el mismísimo corazón de la ciudad), zonas y monumentos del Berlín Oriental (nos quedamos sin ver el tramo de muro que más mola...), Reichstag y mucho S-Bahn para movernos de un sitio a otro.
Después hemos vuelto al albergue, hemos cenado en plan cutre pan y conservas, luego hemos bebido unas cervezas y ahora vamos a dormir. Mañana por la noche estaremos en Praga, así que nos quedan pocas horas para disfrutar de esta ciudad colosal.
*Nota gastronómica (2): Ana nos recomienda beber una cerveza "típica" (y lo entrecomillo porque no tenía noticia de ello) que viene a ser, a lo español, "Paulaner con plátano". Nos quedaremos sin probarla en el viaje, pero ahora que estoy en casa pienso hacer el experimento.
*Nota musical: estos días se me vienen a la cabeza "La pared" y "Sevillanas Billy".
*Nota religiosa: una ciencióloga intenta captarnos cuando pasamos por delante de su sede.

DÍA III
16:55. Vemos el museo de Pérgamo (impresionante), vamos con calma para descansarnos un poco de la paliza desde ayer y ahora salimos hacia Praga. Cinco horazas de tren, así, para nosotros, que nos lo merecemos.
Nos quedan muchas cosas por ver, pero la ciudad la hemos pateado, y ese era nuestro principal objetivo.
*Nota médica: Irene se pone pachucha temporalmente con vómitos y esas cosas.
*Nota money: parece que los gastos por ciudad, contando los albergues, no superarán los 70€ (y no siendo austeros, precisamente).

00:00. Ya hemos cenado, estamos en el albergue (Hostel 5, Plzenska) y vamos a dormir en breves. Moverse por Praga sin tener ni puta idea es un cachondeo, la suerte es que los jovenzuelos checos dominan el inglés bastante bien (y menos mal, porque su idioma suena como un bufido incomprensible).
*Nota albergue (1): el dueño es un friki calvito con gafas de pasta (y no soy yo) que va por la vida en pantalones cortos con chanclas y calcetines blancos y que tiene como fondo de escritorio de su ordenador a una morena maciza a punto de enseñarlo TODO; sólo faltaría ver a la madre pululando por allí con la cabeza llena de rulos.

DÍA IV
20:55. Hemos vuelto al albergue después de un día de paliza por el lado Este del río. Vemos, por tanto, el Barrio Judío, la ciudad antigua y los alrededores. Entre medias averiguamos cómo llegar a Budapest y hacemos unas compras en plan turista porque el centro de la ciudad está plagado de tiendas.
*Nota de desvarío: Fran dijo, hace ya un par de días, "Si yo fuera un X-Men, mi poder sería no tener que levantarme por la noche si quiero mear".
*Nota etno-antropológica: las tías praguenses son muy atractivas y además hay un alto porcentaje de ellas.
*Nota política: visitamos una exposición sobre la Primavera de Praga y una manifestación-show en contra (y esto lo deduzco de lo poco que me explicó una muchachilla en chequinglis) del establecimiento del escudo antimisiles, visto como una nueva violación de la soberanía del país.
*Nota patriota: como nos encontramos españoles hasta debajo de las piedras, he inventado un himno reclamando la hispanidad de la capital checa (no os perdéis nada por no oírlo).
Praga es española
y mola mucho más que Gibraltar.
Las tías están muy buenas
y la cerveza, la cerveza, no está mal.
Vamos a cocinar pasta y a beber absenta (va por la que no me tomé en París contigo, Rod).

DÍA V
18:10. Estamos en un parque de Praga cerca del centro de la ciudad pequeña viendo a unos emos jugar al frisbee y nos planteamos seriamente si lanzarles una manzana a lo Metamorfosis de Kafka.
Hemos visto el Castillo y la Catedral, luego atravesamos de nuevo el puente de Carlos y luego comimos en la Pizzería Einstein de la calle Stefanikova, cerca de un parque/colina enorme donde está la torre de observación supermoderna; doy tantas indicaciones porque allí trabaja como camarera una eslovaca preciosa (morena de ojos claros) que es, sin duda, la chica más guapa de la ciudad ("The most beautiful girl in Prague", le dije, y se puso roja como un tomate). Conste que le pedí(mos) que se hiciera una foto con nosotros, pero no quiso. En la pizzeria conseguimos 8 pizzas por el precio de 4 porque hacen descuento con el ISIC.
Seguiremos un rato por aquí, luego quizás insistiremos en la foto (no lo haremos porque no estará a la vista), y después de recoger las cosas en el albergue iremos a la estación para viajar esta noche a Budapest.
*Nota química: el agua con gas mezclada por el Tang produce una reacción química cuya consecuencia inmediata es que una espuma de color anaranjado (cuando el Tang es de naranja, claro) sale de la botella y se dispersa; recomendable vaciar un poco la botella antes de hacerlo para solucionar sus ventosidades (gas y sabor son aborrecibles).

DÍA VI
08:30. Acabamos de llegar al albergue (Our Place Hostel, frente a la estación Keleti), que es lo más parecido a un fumadero de opio que hay después de un fumadero de opio. Está todo desordenado y bastante sucio, con adornos tan raros como esquelas de hispanos en un armario, fotos de famosos por las paredes y mensajes de huéspedes; hay gente tirada por el suelo y todo tiene un ambiente de decadencia bastante serio.
*Nota albergue (2): como el albergue parece la guarida de un wookie, he bautizado al dueño del albergue Chewy (Chewaka abreviado); por otra parte, él es bajito, tan delgado que su bíceps tiene el ancho de mi muñeca y todo él resulta todavía más raro que el dueño del albergue de Praga.
*Nota sobre el viaje nocturno: conocemos a dos venezolanas escuálidas que "llevan", según Álex, "más dinero encima que todos nosotros juntos". Son tonticas, Álex y Andrés no consiguen ligárselas por más que lo intentan, y lo peor es que hacen nuestro mismo recorrido (espero que no nos las encontremos más). Nosotros (Fran, Irene, Jose y yo) nos dedicamos a hablar del origen antropológico de la religión.

11:55. Acabamos de salir del mercadillo famoso de Budapest después de una auténtica odisea porque nadie habla un puñetero idioma que no sea el húngaro (que es, como el checo, un bufido incomprensible al que conviene sumar carraspeos de vez en cuando). No hemos dormido, apenas comido desde el atracón pizzero en Praga y tampoco tenemos demasiados líquidos. Deberíamos cambiar dinero y luego pagar a Chewy.
*Nota arquitectónica: los edificios budapestosos están, por lo general, hechos una ruina, aunque luego pueden ser maravillosos por dentro, como en la estación, donde hay una parte hecha mierda y otra llena de cuadros en las paredes, todo recubierto de mármol y adornos dorados para fliparlo del todo.

13:30. Hemos vuelto al albergue después de cambiar dinero y ya hemos pagado. A Chewy le da igual que paguemos algunos florines de menos (él mismo lo dice) y definitivamente es un tipo tan amable como raro.
La gente, en general, es superseca (eso me dijeron de Praga y no tuve la misma impresión, sino la contraria), y ya he dicho que saben de idiomas lo que yo de química orgánica. Ahora comeremos/dormiremos y esta tarde veremos la zona centro que está en Pest, pegada al Danubio.
*Nota esperanzadora: ¡Queda menos para el hotel!

22:15. Hemos vuelto ya al albergue. Ahora haremos un poco de vida aquí y luego dormiremos.
Hemos visto Pest, el lado Este de la ciudad, y mañana veremos Buda y la Isla Margarita, prescindiendo del parque de las estatuas comunistas porque está más lejos de lo que imaginábamos (hora y media) y no compensa.
Por primera vez en el viaje ha llovido en serio (sólo cinco minutos de diluvio en Berlín), pero nos ha pillado volviendo al albergue y no ha habido que lamentar ropa empapada. Chewy es muy simpático, el albergue no está tan mal cuando uno lo mira con buenos ojos y mañana toca paliza en Buda (quiero encontrar las puñeteras cajas secretas y dos postales decentes) y viaje a Viena.
*Pregunta intrigante: ¿Nos encontraremos de nuevo con las dos venezolanas, Evelyn y Narcisa? (se llaman realmente Sharon y Daniela, pero yo propuse esos dos nombres antes de conocer los reales, y la verdad es que los preferimos).

DÍA VII
13:05. Estamos en la Plaza de los Héroes, venimos de visitar de nuevo el mercadillo de antigüedades, y vamos de camino al metro para ir a Buda. En el mercadillo hemos comprado múltiples cosas (un iPod -Álex-, una cámara Super8 -Irene, para su papi-, un pasaporte/cosa rara de un nazi -yo, para mi señor padre-...); como resulta que hoy es el cumpleaños de Fran, a él le compramos un reloj de bolsillo soviético y le cantamos el "cumpleaños feliz" en nuestra particular versión de lo que es el checo. Comeremos en Buda, compraremos las cajas y las postales mientras turisteamos, volveremos al albergue para recoger las mochilas y trenearemos hasta Viena.
*Nota freak (1): resulta que en nuestra habitación de diez personas duerme un negro cachas que, en las dos ocasiones que nosostros hemos presenciado, duerme por el día y por la noche está por ahí. Deducimos del asunto que se trata de Blade, y pensamos que Chewy mola mucho si es amigo de un semivampiro que salva al mundo por la noche. El chino delgaíco que pulula por ahí parece trabajar en el albergue (tal vez es el novio de Chewy), y debe saber artes marciales y entrena con Blade cuando nadie mira.

21:25. El tren a Viena ha salido con retraso pero ya estamos en camino. Llegaremos tarde, tal vez nos toque caminar hasta el hotel (Geblergasse), pero la ducha y unas 8 horas de sueño no nos las quita nadie. Esta tarde hemos terminado de ver la ciudad (Buda es más bonita que Pest) y hemos recorrido a pie la isla Margarita. Como el tren salía teóricamente a las 20:10 (luego 20:30, luego momento indeterminado), no hemos podido sacarnos una foto con Chewy y despedirnos de él como es debido. Blade, como era de esperar, no estaba ya allí. Tres horas de tren por delante, a ver si puedo leer un ratito.
*Nota gastronómica (3): hasta las pelotas del agua con gas; compramos tres botellas distintas con tontunas escritas en húngaro (y una patrocinada por Figo) y las tres resultan llevar gas. El Tang soluciona de nuevo el problema.
*Nota fin de día: Llegamos al hotel a las tantas tras atravesar una calle larguísima (en plan Paseo de la Castellana) llena de casinos y puticlubs. Treinta minutos de caminata. Dormimos después de una grata ducha.

DÍA VIII
22:15. Ya hemos vuelto al hotel y estamos viendo una peli española rarísima sobre un guiri que vive en el sur de Granada durante la dictadura de Primo. Hoy hemos recorrido el centro de viena y hemos visitado el museo de Ciencias Naturales. También hemos pasado por la estación para coger la reserva de billete a Venecia.
Viena es impresionante desde el punto de vista arquitectónico, sin el aspecto ruinoso de Budapest (más bien todo huele a restaurado), pero supone un retorno a la Europa 100%, llena de centros comerciales y mucho menos exótica.
*Nota genial: cumplo el sueño de la infancia de ver fósiles de dinosaurios.
*Nota desastre: se me han roto las gafas de sol; fotofobia porculera lo que queda de viaje.
*Nota freak (2): en el museo hay una zona con animales vivos en plan acuario, aunque también hay terrarios con reptiles, hormigas y bichos de ese estilo. El caso es que hay un pez-Picachu ("Pezcachu") del que merece ser simplemente el vídeo que colgaré aquí.
*Nota urbana: palomas que viven en el metro.

DÍA IX
22:10. Acabamos de pasar, en el tren que nos lleva a Venecia, por Amsteten, con el mal rollo que eso supone. Hoy hemos repetido tour por Viena después de desayunar en el hotel, pasando un ratejo en el Palacio de Belvedere y recorriendo de nuevo el centro. Parece que dará tiempo a fundir la guía del Corto Maltés en Venecia porque vamos a pasar en la ciudad (según imagino) entre 12 y 14 horas. Tenemos la tira de rato en tren por delante por delante, así que me dará tiempo a leer en condiciones y (espero) a dormir algo para no morir mañana.
*Nota salvación: compro unos cristales de sol para superponer a mis gafas y así sobrevivir a la luz veneciana.

01:35. El tren ha parado en una estación no sé por qué y estamos esperando. Hemos pintado un cadáver exquisito para mi Pricayo. Luego nos hemos hecho coleguitas de un alemán alcoholizado con vino que viaja en interrail sólo por Europa que nos ha contado sus experiencias traumáticas con las mujeres (me recordaba mucho a ti, Rod).

01:45. El tren se pone de nuevo en marcha.

DÍA X
19:55. Estamos en el tren que va de Venecia a Brescia, donde cogeremos otro que nos deje en Bérgamo, para volar desde allí hasta Sevilla (se deduce de ello que pasamos menos sitio del esperado en Venecia). Hemos llegado a Venecia bien tempranito y la hemos recorrido sirviéndonos de mi ya mencionada guía; mi retorno a la ciudad resulta enriquecedor, porque no me dediqué a recorrerla en mi primera visita y sí vi los monumentillos de la Plaza de San Marcos, así que esta vez me he dedicado a lo contrario. El hecho de visitarla en verano ha sido un punto en contra porque había muchísima más gente.
*Nota interrailosa: estamos haciendo una lista Top 10 con las cosas más cachondas que nos han pasado en el viaje; espero que alguno de los sevillanos la escriba en los comentarios.
*Nota sobre la guía: la Corte Sconta está cerrada y algunas cosas no están bien indicadas en el recorrido que hacemos.
*Nota política (2): se nota la presencia oscura del fascista de Berlusconi. La sombra amenazadora de policías-militares se nota mucho más que en mi anterior visita al país hace dos años.

03:55. Estamos en el aeropuerto de Bérgamo a punto de facturar el equipaje. Cenamos en Brescia y luego cogemos el otro tren sin contratiempos ni problemas de organización. Cuando llegamos al aeropuerto acampamos en el pasillo pero nos mueven constantemente porque en ningún sitio se puede uno acostar o porque van a limpiar ese lugar. Creo que el viaje se puede dar, en este punto, más o menos por terminado.
*Nota sobre el regreso: el conductor de mi autobús toca en este grupo o.O

Fotos aquí.

5 comentarios:

Nacido el 14 de abril (Jose) dijo...

Veo que te lo has pasao bien, que envidia me das, yo estoy deseando salir del estado español.

Vio dijo...

Leido hasta día III:
-Joder con Barajas..
-Sólo un día en Berlín?!?!?!?!?!?!?!?!?!?!?!?!?!?!
-Cuánto esperabas gastarte en cada ciudad si ni si quiera estás un día? xDD 70€? No sabeis lo que es ahorrar (ni yo lo sabía antes de irme de interrail xD)


Leido día VII:
-Tú nunca pones fotos xD

Oruga Azul dijo...

Sí las pongo! Tarde, pocas, pero las pongo.
Espera, si no, y verás... Cuando se vayan los turcos, como muy tarde, estará todo terminado.

ludd dijo...

Top Ten Interrail

1. Cojín de Txopo
2. CHUBI
3. Cabezadas de Txopo
4. Figo
5. Postales del caballo, Duki, y la de Miguel de Budapest
6. DUKI
7. Pez y conejo del museo de naturales
8. El checo (FSHFSHFSHFSH)
9. Elrond y Ale ligando
10. Palomas en el metro de Viena

Oruga Azul dijo...

Danke.