AVISO IMPORTANTE

ESTE BLOG YA NO ESTÁ ACTIVO.

El autor tiene un nuevo blog en

http://fairandfoul.wordpress.com

22/4/07

Difícil de matar es difícil de ver; ¡y lo que digo va a misa!

En vez de estudiar, actividad que teóricamente debería ocuparme estos días, he visto Difícil de matar de Steven Seagal; fue la segunda película en la que participó como actor, y en ella quedan perfilados varios detalles que actualmente conforman la personalidad del poli al que siempre interpreta aunque cambie mil veces de nombre (ya se sabe: que pega muy bien, tiene un rollete pseudo-místico budista, habla chino…).

En esta película, la familia de Seagal y él son teóricamente asesinados porque ha pillado a un aspirante a senador haciendo tratos con la mafia para que elimine a sus contrincantes; en realidad sólo muere la madre porque él queda en coma y su hijo ha huido a vivir con un compañero de Seagal (se finge la muerte de los tres por la seguridad de los supervivientes). Cuando el héroe despierta siete años después, sólo tiene deseos de vengarse, para lo que contará con la ayuda de su antiguo compañero y de una enfermera chalada (liga con Seagal cuando aún está en coma).

Como es costumbre, haré referencia de todos los detalles dignos de mención, aunque he de decir que esta película es la más mala y aburrida de las que he visto y la que peor montada está en lo referente a peleas (es decir, es mala entre las malas):

Etapa Oscars: Resulta que la noche que intentan matar a Seagal es la gala de los Oscars, así que, para rellenar guión, hay varias menciones a lo mismo.

a) “Daos prisa, me voy a perder los Oscars”, dice Seagal mientras graba al malo malísimo de la muerte final tratando con la mafia.

b) Seagal le dice al dueño de una tienda: “¿No está viendo los Oscars?” El hombre da a entender que se entretiene de sobra con las cámaras de seguridad de su tienda.

c) Seagal, en mensaje subliminal a la crítica, dice: “Quizás nos den un Oscar por ello”.

d) Mientras Seagal está de preparativos para pasárselo pipa con su mujer, en la tele está terminando la gala.

Momentos Seagal: Además de los destrozos innecesarios de mobiliario, podemos destacar los siguientes.

-Cuando Seagal entra en la tienda aquella que he mencionado, hay un atraco (original a más no poder); en vez de meterles la del pulpo desde el principio, deja que primero disparen al tendero (!?).

-Diálogos extrañísimos en casa. Mujer: “¿Eres tú, cariño?”, Seagal: “Sí, soy yo en persona” (posiblemente error de los traductores, pero es señalable); Seagal: “Supongo que habrás rezado”, Hijo: “Quería rezar contigo” (el rezo resulta terriblemente macabro); Mujer: “Tienes manchas de sangre”, Seagal: “No te preocupes, es sangre de otro”.

-Frase de lamento del compañero de Seagal cuando cree que ha muerto: “Era el hijo de perra más imparable que he visto en mi vida”.

-Cuando Seagal despierta, se va a vivir con la enfermera chalada a la casa de un médico amigo suyo que está investigando en China; las preguntas son 1) ¿por qué tiene ella llaves de la casa de él? 2) ¿está obligado cualquier médico a tener una jodida mansión con gimnasio incluido por si Seagal necesita pasar una temporada allí poniéndose en forma? 3) ¿hay seguros que cubran el hecho de que Seagal haya estado en tu casa, teniendo en cuenta que casi seguro acabará destrozada cuando le encuentren? (como es el caso).

-Cuando la citada casa del médico queda destrozada y Seagal y la enfermera huyen, ella dice “¡Huy! Me he dejado la puerta abierta…” (purrum psss!).

-Para demostrar que el senador es el ser más chungo del universo, sale prometiendo acabar con la posesión lícita de armas; además, hay que mencionar su magnífica caracterización que tiene como pilar básico que el tipo repite constantemente “y lo que digo va a misa”.

-A cuento de la muletilla del tipo, Seagal dirá: “Me encargaré de llevarte a misa, Trent; a misa de difuntos”.

-Seagal mata cruelmente a uno de los malos mientras su hijo mira; ¡qué educación más completa!, rezos escabrosos y asesinatos constructivos.

-Cuando Seagal llega a la mansión del malo, se encuentra con cuatro tipos jugando al billar; él lleva la pistola en la mano. “Hola, chicos, ¿me dejáis jugar?”, silencio total; “Sé lo que estáis pensando, con la pistola en la mano no puedo jugar”, Seagal guarda la pistola, los otros siguen callados sin hacer nada; “Dadme un taco”, dice Seagal acercándose a uno. Entonces, de repente, a todos les invade una furia asesina y atacan como locos; destaca que a uno de ellos, el sicario que mató a su mujer, se lo carga clavándole un taco partido en el cuello.

-En un momento dado, el senador sale de un armario armado con una recortada, pero Seagal le desarma y le hinca el cañón en la boca saltándole los piños, aunque no quiere matarle. Como es costumbre, el malo intenta matarle en un descuido, por lo que el espectador debería comprender que Seagal quiera pasarse la justicia por el forro e intente volarle los cataplines (falla porque el pobre senador los tiene pequeños); finalmente, llega la policía y detiene al senador.

Llegados a este punto, cuando ya he hecho la crítica de otras cinco películas y he visto bastantes más, tengo que decir que la mala calidad de la película y las dimensiones de la crítica son directamente proporcionales.

4 comentarios:

Vio dijo...

1) ¿por qué tiene ella llaves de la casa de él?
Porque seguramente el médico y la enfermera chalada tenían un rollete raro, y como se fue a China dejándola allí ella tuvo que encontrar a otro hombre más macho (vease Seagal en coma)

2) ¿está obligado cualquier médico a tener una jodida mansión con gimnasio incluido por si Seagal necesita pasar una temporada allí poniéndose en forma?
Sólo si la mansión tiene jacuzzi

3) ¿hay seguros que cubran el hecho de que Seagal haya estado en tu casa, teniendo en cuenta de que casi seguro acabará destrozada cuando le encuentren?
claro, tú crees que alguien dejaría entrar a Seagal en algún sitio si no tuviese un buen seguro?
psche, que piensan en todo!


ay mae mía, ya no sólo estudiar, pasear, leer, escuchar música, jugar al solitario de windows! cosas más aprovechables puedes ahcer que seguir viendo películas de Steven Seagal xD
yo aquí viendo el Laberinto del Fauno y tú vas y te ves la peor del tio-coletero-"cantante"-de-country
ains...
alma cándida!!

^^
es muy bueno lo del superhombre
aunque reconozco que como soy tonta y mis neuronas se derriten con el calor, me ha costado pillarlo un poco :$
pero ya sabes
soy lentita
xD

besitus..
y estudia!


PD: ver el laberinto del Fauno y tener que estudiarse ahora el franquismo.. manda eggs!! es que yo también..

Oruga Azul dijo...

Ya lo dije ayer y lo repito ahora: ¿qué haría yo sin mujeres que pensaran lo que a mí se me escapa? Heredaréis la tierra, nena (si queda algo de ella, claro).

Vio dijo...

catastrofista!

Oruga Azul dijo...

Ya, claro... Tú ve pensando en el programa electoral.